El Estado de Costa Rica debe tomar acciones decididas y convincentes para responder a la migración forzada de personas nicaragüenses

San José, 18 de diciembre de 2019.- Este Día Internacional de las Personas Migrantes, el presidente de la República, Carlos Alvarado, se encuentra en Ginebra participando del Foro Mundial sobre Refugiados en el que Costa Rica es coauspiciador. En el marco de su participación, el presidente ha abogado “por políticas públicas integrales basadas en el reconocimiento y protección de los derechos humanos de todas las personas migrantes, solicitantes de refugio y refugiadas”.

No obstante, las organizaciones que acompañamos a la población migrante en el país denunciamos que el discurso sostenido por el Estado costarricense no se ha traducido en acciones concretas para responder de manera integral y efectiva a la situación de la población migrante, refugiada y solicitante de esta protección.

Previo a la crisis de violencia política que ha provocado la movilización forzada de miles de nicaragüenses a Costa Rica; alrededor de 150 mil personas migrantes forzadas ya subsistían en el país, en una situación de inseguridad jurídica y en muchos casos de precariedad económica.

Aunque las barreras que impiden el acceso oportuno a procesos expeditos de regularización migratoria el país y a la integración local necesaria en materia de salud, educación, trabajo digno y vivienda, no son un asunto nuevo, sin duda alguna, la ausencia de una estrategia efectiva se ha visto más evidenciada con la movilización forzada de miles de personas, a raíz de la escalada de represión política y el declive económico en Nicaragua. A la fecha, las medidas asumidas por el Estado para responder a esta situación resultan insuficientes y las personas migrantes y refugiadas nicaragüenses están expuestas a condiciones de inseguridad y vulnerabilidad. 

En este sentido, denunciamos que el proceso de solicitud de refugio se ha caracterizado por la imposición de una serie de obstáculos que limitan las posibilidades reales de las personas nicaragüenses para solicitar protección internacional. Entre ellas, recalcamos la falta de incorporación de la definición ampliada de persona refugiada establecida en la Declaración de Cartagena de 1984 mediante la cual se debe reconocer el derecho al asilo de las personas nicaragüenses por encontrarse huyendo de la actual crisis social y política que ha causado una violación masiva a derechos humanos. 

Asimismo, resultan preocupantes los altos costos que deben asumir las personas migrantes para llevar adelante gestiones migratorias; la diversidad de requisitos de difícil acceso, entre documentos y pruebas, que deben presentar a lo largo del proceso de regularización; además de la falta de acceso a servicios de orientación y asistencia legal. Todas estas condiciones limitan el acceso a refugio y dejan en situación de desprotección e inseguridad jurídica a las personas con mayores necesidades de protección internacional. 

Por otra parte, las organizaciones firmantes denunciamos la falta de acceso de las personas migrantes y refugiadas al derecho a la salud, a la vivienda, a la educación y al trabajo. Con respecto a este último, en su informe de septiembre de 2019, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) indicó que “un 76,31% de las personas entrevistadas no había accedido a un trabajo formal en Costa Rica, lo cual, a su vez, podría tener un efecto pernicioso en el ejercicio de otros derechos humanos”.

Asimismo, la Comisión indicó que los permisos laborales no se están otorgando en el plazo de tres meses que determina el Reglamento para Personas Refugiadas y documentó que, incluso una vez obtenido el permiso laboral, las personas solicitantes de asilo y refugiadas no pueden ejercer formalmente todo tipo de trabajo pues existe una lista taxativa de aquellas labores que requieren de una categoría migratoria especial.

Frente a este grave contexto, como ya ha indicado la CIDH, instamos al Estado de Costa Rica a eliminar los obstáculos para el acceso al refugio; a reconocer la definición ampliada de persona refugiada; y a “asegurar otras formas de protección internacional a aquellas personas extranjeras que no reúnan los criterios para ser consideradas refugiadas y solicitantes de este estatuto, pero que sí presentan una necesidad de protección internacional, respetando y garantizando el derecho a la no devolución y las garantías mínimas del debido proceso en la Convención Americana”. Además, revisar cuáles son las acciones que deben tomar para dar curso a modalidades de regularización simplificada para personas con arraigo en Costa Rica que, muy a pesar de sus intentos, no encuentran una modalidad para establecerse de forma documentada.

Hacemos un llamado al Estado costarricense para que adopte las medidas necesarias para que las personas que han solicitado protección internacional puedan acceder a un permiso laboral desde el momento en el que presentan dicha solicitud, sin distinción alguna; al tiempo que garantice las condiciones necesarias para el acceso a salud, vivienda y educación. 

En este Día Internacional de las Personas Migrantes, las organizaciones firmantes exigimos que el Estado de Costa Rica honre sus compromisos internacionales y avance hacia el cumplimiento efectivo de sus obligaciones en materia de derechos humanos de las personas migrantes, refugiadas y solicitantes de refugio a través de la implementación de medidas concretas y principalmente, de gran alcance, que garanticen el reconocimiento pleno de su dignidad y sus derechos.

Organizaciones firmantes: 

CENDEROS
Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL)
Colectivo Bienestar y Migraciones Costa Rica
Servicio Jesuita para Migrantes Costa Rica

Personas migrantes trabajadoras agropecuarias se podrán regularizar en el país

El Gobierno de Costa Rica sacó un decreto, para que las personas migrantes indocumentadas que trabajan en labores agropecuarias puedan regularizarse en el país, es decir “sacar papeles”, a través de un permiso de trabajo.

Pero, esto solo aplica para personas que ingresaron al país en algún momento entre enero del 2016 y el 31 de mayo del 2019.

El trámite se debe realizar de manera personal, en el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) tanto en San José como en sedes en todas las regiones del país.

El primer paso para optar por este documento es sacar una cita llamando al 1311 de Migración.

Solamente se pueden pedir las citas durante el período del 1 de noviembre de 2019 al 31 de marzo de 2020. ¡Después de esa fecha ya no se puede realizar el trámite!

Cuando te toque la cita debés llevar estos documentos:

  1. Formulario de solicitud (se pide ahí mismo en el MAG).
  2. Fotografía tamaño pasaporte.
  3. Certificación de nacimiento apostillada. Se solicita en en el consulado del país de origen, o propiamente en el país de origen. (Puede estar vencida, siempre y cuando esté en buen estado).
  4. Certificación antecedente penales apostillada. Se solicita en en el consulado del país de origen, o propiamente en el país de origen.
  5. Documento mediante el cual acredite la identidad y nacionalidad del solicitante (original y fotocopia del pasaporte, del pasaporte provisional o de la cédula de su país). Debe estar en buen estado y al día.
  6. Contrato de trabajo firmado por el trabajador o trabajadora y patrono y autenticado por abogado o notario público; o declaración jurada si es trabajador o trabajadora por cuenta propia.
  7. Documento que acredite que la persona extranjera se encuentra debidamente registrada ante el MAG. Esto se puede señalar en el formulario del punto 1.
  8. Acreditar el ingreso al país dentro del plazo comprendido entre el día primero de enero del año 2016 y el 31 de mayo de 2019. Para esto se puede usar alguna de las siguientes pruebas: ingresos y salidas del país sellados en el pasaporte, comprobante de algún trámite realizado en Migración, permiso vecinal donde conste sello de ingreso, comprobante de matrícula de la persona o de sus hijos o hijas en centros educativos del país, comprobantes de haber recibido atención médica, comprobantes de trámites realizados en instituciones públicas costarricenses, etc.

Si te aprueban la solicitud, vas a tener que pagar un monto de $60. También vas a tener que estar asegurado/a en la Caja del Seguro.

Para más información: Sitio Web de la Dirección General de Migración y Extranjería o llamar a los números 1311 o 2299-8100.

Niñas y niños participan en taller sobre acoso escolar con énfasis en xenofobia

El lunes 28 de octubre un grupo de niños y niñas de primer y tercer nivel de la Escuela de Tejarcillos de Alajuelita participaron en un taller sobre el acoso escolar con un énfasis en xenofobia facilitado por Cenderos.

La metodología utilizada permitió a los y las participantes identificar cómo se presenta este fenómeno en su escuela, formas de prevenirlo y estrategias grupales para su abordaje.

La espontaneidad, la energía y creatividad de los niños y las niñas permitió que los talleres se enriquecieran con ideas, sonrisas y posibilidades de acción. En próximas fechas estaremos abordando la misma temática con otros niveles del centro educativo.

#nadieesilegal

Estudiantes de psicología de la UNA dialogan sobre el refugio con jóvenes nicaragüenses en el exilio

Un grupo de estudiantes de psicología de la Universidad Nacional (UNA) tuvo la oportunidad de reflexionar sobre cómo abordar el trabajo con personas solicitantes de refugio y refugiadas en Costa Rica, a través de un espacio de diálogo con estudiantes nicaragüenses en el exilio.

El encuentro consistió en un taller realizado el 2 de octubre en la Semana de Psicología de la UNA, el cual fue facilitado por Cenderos junto con tres personas estudiantes universitarias solicitantes de refugio, y contó con una metodología participativa orientada al intercambio de saberes.

Además de conocer sobre en qué consiste el refugio y las realidades que viven las personas en el exilio en Costa Rica, se pudo reflexionar colectivamente sobre cuáles son las mejores maneras en que las y los profesionales en psicología podrían trabajar con estas poblaciones, entendiendo de primera mano las implicaciones psicosociales que generan estos procesos de desplazamiento forzado.

El taller se llevó a cabo porque las y los estudiantes de la Escuela de Psicología plantearon su interés en formarse sobre cómo trabajar con esta población, en un contexto en el que se han incrementado de manera exponencial las solicitudes de refugio en el país, debido a la crisis sociopolítica que se vive en Nicaragua desde abril del 2018.

Para Cenderos es importante poder visibilizar la realidad de las poblaciones desplazadas de manera forzada desde sus propias voces, y construir propuestas innovadoras de trabajo, como en este caso con personas que se encuentran en su proceso de formación profesional.